Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 10 de diciembre de 2017

Las Intervenciones Foráneas de Hoy en Día


Las Intervenciones Foráneas de Hoy en Día

Revista Libre Pensamiento

La peor forma de intervención: los fraudes electorales

Desde siglos ha que la humanidad ha venido sufriendo el flagelo de la intervención extranjera, sin que falten quienes vean en ella una salvación contra los conflictos internos. Como si éstos, por regla general, no estuvieran alimentados por la fuerza intervencionista y cuando ésta, como lo demuestran miles de experiencias, lejos de contribuir al arreglo de la situación de un país o territorio, la empeora sobremanera. 

Hoy en día, la intervención extranjera sigue provocando muertes, arrebatando territorios, recursos y destruyendo el medio ambiente, pero se ha sofisticado a tal grado que convierte las elecciones de un país en el peor de los fraudes hasta ahora conocidos, impidiendo que un pueblo establezca libremente qué tipo de sistema social llene sus expectativas de justicia social. 

Al respecto Stella Calloni acota:

“La injerencia de un gobierno extranjero, en este caso de la mayor potencia imperialista del mundo, creando las coaliciones políticas opositoras, corrompiendo todo con millones de dólares, es el verdadero fraude que puede imponerse en estos tiempos.” Y más adelante escribe: “En este período de expansión global del imperio y sus asociados dependientes, perder la mirada estratégica sobre el plan de recolonización trazado por Estados Unidos sobre nuestros países, sólo puede llevar al autosucidio.”[1]

En este mismo sentido se pronuncia Atilio Borón manifestando:

“Si esa práctica no puede ser removida del sistema internacional, si se sigue consintiendo que un país poderoso intervenga desvergonzada e impunemente sobre otro, las elecciones serán una trampa que sólo servirán para legitimar los proyectos reaccionarios de Estados Unidos y sus lugartenientes regionales. Y pudiera ocurrir que mucha gente comience a pensar que tal vez otras vías de acceso al –y mantenimiento del– poder puedan ser más efectivas y confiables que las elecciones.” [2]

El pecado original de la democracia: nacer atada a la esclavitud

Hablando de democracia, basándonos en un escrito propio de data relativamente cercana, nos cuestionamos: 

¿No es acaso inaudito que hoy se rescate un concepto que, más que ningún otro, estuvo vinculado de manera estrecha e ineludible al esclavismo griego? ¿No es inconcebible e injustificable admitir que el “pueblo” estuviera constituido exclusivamente por hombres libres, por esclavistas, borrando de un plumazo a las mayorías: mujeres todas, esclavos y metecos o extranjeros? 

¿No equivale eso a asumir como algo justo la esclavitud? ¿No estamos, acaso, ante un hecho semejante a que se acepte el perverso concepto del “descubrimiento” de América que, nuevamente, encierra una negación, amén de absurda, por completo injusta; a saber, que el hemisferio occidental estuviera poblado desde mucho antes de su conquista por los invasores europeos?

Debemos decir que para el esclavista, como para el feudal y el capitalista, la relación que establece con el oprimido es vista, predominantemente, como un hecho natural; o quizá al opresor, muchas veces, le sea preferible o convenga más ver y hacer ver, así, las cosas. Lo contrario significa admitir aquello de que el espíritu de la época es el que impone la forma de pensar, recurso del que se han valido siempre los opresores para hacer creer que su pensamiento y su acción son irrechazables e irrefutables.

Al respecto de lo planteado, cobra mucha relevancia el siguiente aporte de Edward H. Carr, en tanto que muestra una identidad indiscutible entre la democracia ateniense y la democracia burguesa, desde la óptica de la naturaleza elitista de ambas:

“…no es un accidente que la democracia ateniense” tomada por lo regular como fuente y modelo “de las instituciones democráticas modernas, fuera la creación y prerrogativa de un grupo privilegiado de la población”; tampoco que Locke, estimado “fundador de la tradición democrática moderna”, fuera “el filósofo elegido y el profeta de la oligarquía Whig inglesa del siglo XVIII” y que “la elaborada estructura de la democracia liberal inglesa del siglo XIX” se constituyera “sobre la base del altamente restrictivo voto censitario”.

Al hablarse de la democracia ateniense, no debe soslayarse la condición relegada en que el hombre libre, el esclavista, colocaba a la mujer. Engels es muy claro al respecto de este asunto, acusando que, en la época heroica de esta democracia, para el hombre ella “no es, en fin de cuentas, más que la madre de sus hijos legítimos, sus herederos, la que gobierna la casa y vigila a las esclavas, de quienes él tiene derecho a hacer, y hace, concubinas siempre que se le antoje”. 

En Atenas, continúa, las “doncellas no aprendían sino a hilar, tejer y coser, a lo sumo a leer y escribir. Prácticamente eran cautivas y sólo tenían trato con otras mujeres. […] Las mujeres no salían sin que las acompañase una esclava; dentro de la casa se veían […] sometidas a vigilancia; […] El hombre tenía sus ejercicios gimnásticos y sus discusiones públicas, cosas de las que estaba excluida la mujer”.[3]

En otros comentarios que hemos hecho recientemente, en función de contribuir a descubrir el mito que sostiene el supuesto rechazo a las fuerzas nazi-fascistas que trataron de someter al mundo a su pleno dominio, mostramos que tanto EEUU como el Reino Unido alentaron y auspiciaron el surgimiento de esas fuerzas que, de fondo, no tiene mayores diferencias que las de Occidente:

“La Reserva Federal (FRS) de EE.UU. y el Banco de Inglaterra financiaron a la Alemania nazi, así revela Yuri Rubtsov, historiador de la Segunda Guerra Mundial.

“Se trata de un artículo publicado (…) por el sitio Web estadounidense Veterans Today (VT), que empieza cuestionando quién es el verdadero responsable de la Segunda Guerra Mundial, al tiempo que inquiere: ¿Quién ayudó a los nazis a llegar al poder?

“La historia completa de Alemania previa a la guerra muestra que las políticas “necesarias” para llevar al mundo hacia el desastre fueron manejadas por las turbulencias financieras en que el mundo se hundió, continúa el artículo.

“Las estructuras clave que definen la estrategia de desarrollo posterior de la guerra del Occidente fueron las instituciones financieras centrales del Reino Unido y los Estados Unidos, es decir, el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal, así como organizaciones financieras e industriales asociadas a ellas. Todo ello con el objetivo de establecer un control absoluto sobre el sistema financiero de Alemania para así vigilar los procesos políticos en Europa central.”[4]

De otra parte, existe un video que muestra a la futura reina Isabel II, haciendo el saludo nazi. Y según Karina Urbach, “experta en los vínculos de la aristocracia con el régimen nazi, ha explicado cómo la conexión de la familia real británica con los nazis pasó por la España de Franco, con qué está relacionado su interés por el fascismo y cómo debería reaccionar el Palacio de Buckingham ante la filtración del vídeo.”

“La reina madre y Jorge VI “apoyaron la política de apaciguamiento hacia Hitler del primer ministro Neville Chamberlain" y les llevó tiempo entender que Churchill había obrado correctamente al plantarse ante Hitler, aunque “una vez cayeron las bombas sobre el Reino Unido, la reina madre se comportó admirablemente", aseguró la historiadora.”[5]

Refirmamos así que Hitler no fue más ni menos criminal que los mandatarios estadounidenses y europeos, de ayer y hoy. 


Por eso mismo, nos preguntamos:

¿Qué hay detrás de la clara intención de lavarle la cara a Obama, el nobel de la paz que libró 7 guerras simultaneas y que pretendió dar lecciones de buena voluntad a cuba?

Dentro de esa “buena voluntad” mostrada por EEUU durante 5 décadas para apoyar la “democracia” en Cuba, debe incluirse la voladura de un avión de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976, misma que costó la vida a 73 pasajeros. Orlando Bosch y Luis Posada Carriles fueron los principales responsables de ese monstruoso crimen tras el cual estaba la CIA. Igual ocurre con la conversión de Afganistán, Iraq, Libia y otros países en estados fallidos. Y si nos vamos más atrás, el bombardeo atómico contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, deben interpretarse de idéntica forma.

Y mientras Obama hablaba de “buena voluntad” con el “pueblo” cubano, exactamente por lo mismo criminalizó a y amenazó a Venezuela, Rusia, China, Corea del Norte, Siria, Irán y otro conjunto de naciones que no se le arrodillan. Exactamente por “buena voluntad”, EEUU impuso en Ucrania un régimen genocida y fascista, creó al Estado Islámico al cual dice combatir, justifica al Israel sionista como estado agresor y brinda su apoyo incondicional a un narco estado como el de México.

¿Orgullo y buena intención se les llama ahora a la brutalidad, impunidad, prepotencia y arrogancia para actuar? ¿Podemos ser impasibles ante tanto odio enfermizo de parte de EEUU y sus aliados?

Y todavía se atrevió a decir en la ONU que su país es un “compañero de trabajo de Dios” por bombardear, en tan sólo seis años, 7 países: Siria, Afganistán, Yemen, Irak, Pakistán, Somalia y Libia.[6]

Que de extraño tiene que la ONU, como tantas instancias internacionales trabaje en función de presentar de modo amañada los hechos para conveniencia de una multinacional como la Monsanto: 

“Para la ONU el cambio climático y las guerras de todo tipo son los principales responsables de la malnutrición. Pero esta imputación de la miseria humana a causas accidentales tiene el efecto de minimizar las causas estructurales, limpia de toda sospecha los mecanismos de la explotación capitalista y la mentira implícita es que las multinacionales no tienen nada que ver. Al contrario, la incriminación del cambio climático extiende la responsabilidad de la miseria al ciudadano de a pie. ¿El trabajador que utiliza su coche para ir al trabajo no es tan culpable como Monsanto?”.[7]


[2] Otilio Borón. Elecciones en Venezuela: La trampa. Atilio Borón.  http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/12/07/la-trampa/#.Wi15F0qWaM8
[3] Manuel Moncada Fonseca. Esclavista y capitalista, democracias ineluctablemente opresoras. https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2013/08/esclavista-y-capitalista-democracias.html
[4] Hispantv. Reserva Federal de EEUU y el Banco de Inglaterra financiaron a la Alemania nazi. http://www.hispantv.com/noticias/alemania/268499/reserva-federal-banco-inglaterra-eeuu-reino-unido-financiar-alemania-nazi-hitler
[5] “Los vínculos de la familia real británica con Hitler pasaron por la España de Franco”. https://actualidad.rt.com/sociedad/180648-reina-isabel-hitler-nazi-franco
[6] Manuel Moncada Fonseca. ¿SER PAN DE AZÚCAR ANTE OPRESIÓN, SAQUEO, DESTRUCCIÓN Y GENOCIDIO? https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2015/02/ser-pan-de-azucar-ante-opresion-saqueo.html
[7] Bruno Guigue. Mentiras de la ONU sobre el hambre en el mundo. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235002

miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL PADRE Y LA MADRE DE TODAS LAS MÁCULAS

PROPIEDAD PRIVADA NO ES IGUAL A PROPIEDAD PERSONAL
Revista Libre Pensamiento


La propiedad privada no es atribuible a todo ser humano. Al Estado no le compete “proteger (a) las personas y sus bienes, amparando así los derechos de todos”, como expresaba José María Moncada, equivalente a sostener que todos los hombres sin excepción poseen bienes, o que dichos bienes eran compatibles entre sí. La casa del rico, con la del pobre (si acaso la tiene); la ropa del primero, con la del segundo, y así sucesivamente.

Para más señas: la derecha -que todo lo enreda adrede- pone de ejemplo hasta una bicicleta como expresión de propiedad privada, que es tal, se dice, si el poseedor de la misma puede intercambiarla, darla como garantía, regalarla o destruirla, si así lo decide. Pero una bicicleta no es propiedad privada, sino propiedad personal o individual, si su uso está desligado de la explotación de mano de obra ajena. Igual ocurre con cosas más complejas como la casa en que se vive y es propia o el vehículo del que pueda disponer un individuo o una familia.

Se sabe que la propiedad que defiende el Estado capitalista es esa que sirve para explotar el trabajo ajeno. Comparar, igualar o identificar esta propiedad con cualquier otro bien poseído de forma particular, tiene como propósito ocultar no tanto la existencia de enriquecidos y empobrecidos, como las causas reales que dividen a la sociedad en unos y otros y, por consiguiente, que de los bienes poseídos no todos pueden servir como medio de explotación y enriquecimiento. Tras bastidores queda, entonces, cómo es que unos cuantos hombres, con poco o sin ningún esfuerzo, acaparan gran cantidad de bienes, en tanto que la mayoría, por ingentes que sean sus esfuerzos laborales a lo largo de su vida, jamás adquiere nada.

MMF. El capitalismo: sistema invariablemente opresor y genocida. Rebelión. org


La mácula padre-madre, de donde han surgido las demás, no es la de un imaginado y por completo rechazable pecado original, sino la explotación y la opresión de clase, basada en la nada sacrosanta propiedad privada. Y es ésta la que cabe destruir de raíz. Sin ello, el hombre seguirá siendo lobo del hombre. Y la Tierra seguirá siendo un Valle de despojo, destrucción y muerte. 

Como reza el Himno de la Internacional: “Ni en dioses, reyes ni tribunos, está el supremo salvador. Nosotros mismos realicemos el esfuerzo redentor.”

lunes, 4 de diciembre de 2017

LA FORMACIÓN ESCOLAR Y UNIVERSITARIA NO DEBE ESTAR CALCADA SOBRE LO EXTERIOR


LA FORMACIÓN ESCOLAR Y UNIVERSITARIA NO DEBE ESTAR CALCADA SOBRE LO EXTERIOR
Revista Libre pensamiento

Walter Peñaloza escribe que la formación en distintos niveles está calcada sobre lo exterior. Los programas con frecuencia carecen del entorno propio. Así pasa con los libros al referir experiencias y situaciones ajenas a la propia realidad. Las escuelas, colegios y universidades no cultivan la lengua materna. Como resultado, muchos “miles de graduados hablan y escriben horrorosamente.”

Y prosigue: 

Las carreras universitarias se alejan del análisis crítico de los problemas sociales, económicos y políticos registrados en nuestros países. Con ello, cierran “la mente de los jóvenes para estos desenvolvimientos que nos atañen a todos […]. Vale decir que gradúan personas que van a trabajar en un país que no conocen, porque no tienen ninguna visión integradora y crítica de él.”

Y llamando a las cosas por su nombre sigue: Estas formas de alienación, se imponen por quienes dominan la sociedad, los medios de comunicación y los distintos sistemas de formación, con el fin de desviar la atención de la gente hacia lo externo y ajeno, omitiendo así “los valores propios y la propia cultura”. Como corolario, “lenta pero seguramente van apagando en niños, jóvenes y adultos toda visión de nuestra realidad. Enseñan a vivir de prestado, a mirar con ojos extraños, a desdeñar lo que es nuestro, incluso nuestros propios semblantes.”

A tono con lo anterior, en otro escrito, Peñaloza señala: 

“Los conocimientos de Formación General brillan generalmente por su ausencia […]. Los profesores vorazmente quieren que todo el tiempo disponible se dedique a los conocimientos indispensables para la Formación Profesional […] Y esto último es grave, porque los graduados salen a la realidad desconociendo los grandes problemas que atañen al mundo, al hombre sin alcanzar una vislumbre de las cuestiones existenciales que lo afectan como ser humano y, a la larga, como profesional.”

Tomado de nuestro artículo Al rescate de ideas liberadoras: Viejos planteos sobre la Universidad ahora ignorados.

viernes, 1 de diciembre de 2017

FORMARSE CON FRAGMENTOS NO EDUCA…



FORMARSE CON FRAGMENTOS NO EDUCA…
Revista Libre Pensamiento

Educarse con frases o con párrafos aislados es ilusorio. Se les presenta más que a menudo como bonitos, como si con ello se quisiera decir ciertos. Mas resulta que pueden referir no sólo contenidos falsos, sino también perniciosos, reaccionarios. Pongamos por caso esta frase atribuida a Einstein, lo cual es en sumo grado dudoso, dice así: 

“El mundo tal y como lo conocemos es fruto de nuestro pensamiento. No lo cambiaremos si no modificamos nuestro pensamiento.” 

Estamos frente a una idea de cuño solipsista. Es lo propio, entre otros, del obispo irlandés George Berkeley (1685 -1753). Según él, “ser es ser percibido o percibir”. Por eso su filosofía se inserta en el campo del idealismo subjetivo en su versión más absurda, pues reduce lo existente a las sensaciones y percepciones, lo que, indefectiblemente, conduce al solipsismo que, a secas, significa “solo yo existo”. 


Examinemos con más detenimiento el asunto. Si lo existente depende de las percepciones y sensaciones que cada quien posee, el perro, el gato, las personas, la familia de cada quien, los edificios, las piedras, las montañas, los ríos, los océanos, en fin, el universo entero, todo, todo, todo, sin excepción alguna, se reduce a una simple percepción. 

La inconveniencia de semejante visión radica en que, así, se niega que ese conjunto de cosas mencionado exista por sí mismo. Einstein, francamente, no hubiera caído jamás en ese absurdo. Su teoría de la relatividad no guarda ninguna relación con ello. Para nada.

Ahora reparemos en la segunda parte de lo citado: “No lo cambiaremos si no modificamos nuestro pensamiento.” Si la simple modificación del pensamiento llevara al cambio real del mundo, las personas todas tendrían todo a sus pies; no tendrían problemas de ningún tipo. Bastaría con pensar en los términos deseados y, como por encanto, el mundo sería lo que un demiurgo (creador), por fuerza absolutamente solitario, ansiara a cada instante.

El hombre que camina por el desierto sin gota de agua, ya quisiera limitarse a pensar en ésta para tenerla a mano; el hombre herido o enfermo de muerte, sólo necesitaría cambiar la frecuencia de su pensamiento y ¡zas! saldría de su trance; el enfermo no tendría necesidad de medicina, porque según lo que no pocos predican, el cerebro es una farmacia surtida con lo necesario. 

¿Quién en su sano juicio asume esta manera tan inverosímil de ver el mundo? 

Los fragmentos de lecturas o la asunción de ideas sueltas no vinculadas con otras, llevan o pueden llevar a concepciones muy erróneas. Por eso se equivocan por completo los que pretenden educarse de ese modo. No hay manera, porque solo poseyendo una visión holística e integral de las cosas, se puede llegar a la comprensión de la interacción necesaria entre ellas. 

Y lo más crítico, la fragmentación artificial de la realidad, admisible sólo para fines de investigación especializada, con suma facilidad puede conducir a la ejecución de acciones perniciosas. Para cerrar estas líneas, examinemos someramente estos extractos de un escrito:

“… la información es más importante que la materia o la energía, hasta el punto de que el verdadero componente radical del universo sería la información. Para Vedral esto quiere decir que antes de que existiera materia o energía, existía ya información.” 

Una pregunta sencilla: ¿en función de qué estaba esa información? Por lo visto, de nada, absolutamente de nada.

“Me parece que la mecánica cuántica, tiene otra propiedad (….) es la siguiente: en la mecánica cuántica no se puede decir que algo exista o no, a no ser que se haya realizado una medición, así que es impreciso decir: «tenemos un átomo situado aquí», a no ser que hayamos interactuado con ese átomo y recibido información que corrobore su existencia ahí. (…) De algún modo, nuestra interacción con el mundo es fundamental para que surja el propio mundo, y no se puede hablar de él independientemente de eso.”[1] 

¡Qué versión más antojadiza de la realidad! Se constata que no hay nociones certeras en él acerca de la naturaleza contradictoria de cuanto existe. Y si acaso pensara que está siendo dialéctico, entonces la suya es una dialéctica tomada a la ligera, nada seria; carente de toda visión real de la que nos muestra, sin subterfugios de por medio, que las cosas son lo que son y no son al mismo tiempo, lo cual para nada equivale a decir que no existen del todo.

Para rematar cualquier enredo “filosófico”, en su Materialismo y empiriocriticismo, Lenin define con precisión el concepto materia: 

“La materia es una categoría filosófica para designar la realidad objetiva, dada al hombre en sus sensaciones, calcada, fotografiada y reflejada por nuestras sensaciones y existente independientemente de ellas.” 

Luego, antes que nada se presenta una categoría (materia), cuyo sentido real es designar la realidad; ésta se refleja en nuestras sensaciones, pero lo designado existe por sí mismo. 

Tras ello, con sentido irónico, plantea que los solipsistas “han descubierto la sensación sin materia orgánica, el pensamiento sin cerebro, la naturaleza sin leyes objetivas”

Y más adelante, argumenta en contra de aquellos que tomaron la división del átomo como desaparición del mismo. En realidad lo único que desparece en verdad son “los límites dentro de los cuales conocíamos la materia hasta ahora y que nuestros conocimientos se profundizan…”[2] 

Por ello, en la misma obra, lanza este aserto: “El electrón es tan inagotable como el átomo, la naturaleza es infinita, pero existe infinitamente.”
____________

[1] Vlatko Vedral http://www.tendencias21.net/Nuestro-universo-es-solo-informacion-cuantica-segun-Vlatko-Vedral_a11593.html
[2] V. I. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo. Tomo IV. Editorial Progreso Moscú, 1976. p. 119, 153, 259.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¡CUÁNTA BASURA ENVUELTA EN CELOFÁN!

Comentarios
¡CUÁNTA BASURA ENVUELTA EN CELOFÁN!
Revista Libre Pensamiento

Putin por primera vez asistirá al Concilio pontificial ortodoxo

“La próxima visita del presidente de Rusia, Vladímir Putin, al Concilio pontificio de la Iglesia ortodoxa será un acto de restauración histórica y un símbolo del buen entendimiento entre la Iglesia y el Estado, explica un sociólogo.

“La participación de Putin en el Concilio será un evento simbólico, afirma Román Lunkin, jefe del Centro para el Estudio de la Religión y la Sociedad en el Instituto de Europa de la Academia Rusa de Ciencias.

“La última vez [que un líder político participó en este encuentro] fueron los emperadores bizantinos, que incluso interfirieron en las reuniones de la iglesia", recuerda Lunkin.”

“El Concilio pontificio es el órgano superior de la jerarquía de la Iglesia ortodoxa y es convocado por el patriarca y el Sínodo al menos una vez cada cuatro años.”

Primer comentario

Una cosa es respetar a los jerarcas de la iglesia, cualesquiera que ésta sea, y otra, muy distinta, es rendirles pleitesía, al grado de coligarse con ellos, en este caso, para restaurar, en formato capitalista, un poder que se impuso a la fuerza a los pobladores de Rusia y sus satélites.

Sigamos la lectura:

“En esta edición sus participantes recordarán no solo la restauración del patriarcado en Rusia, en 1917, tras más de 200 años de período sinodal —que implicaba la subordinación de la Iglesia al Estado—, sino también el centenario de los eventos revolucionarios y la posterior persecución religiosa.

“Esta es la restauración de la justicia histórica. Se está rompiendo el círculo vicioso de las revoluciones, la actitud cruel hacia el clero. Se está restaurando la integridad simbólica del mundo ruso, que como idea es de gran importancia para el presidente", explica el experto.”

Segundo comentario

Falso por completo. No hay acá restauración de justicia histórica alguna. Lo que se quiere, nuevamente, es un poder superpuesto a las mayorías en nombre de dios y de las, de por sí, viciadas buenas costumbres inherentes a las borrascosas cumbres de poder terrenal y “espiritual”, coligadas para mantener bajo sumisión y enajenación a las multitudes. Marx aparece ante esto recordándonos: “La religión es el opio de los pueblos”.

Prosigamos…

“Durante muchos siglos la Iglesia ortodoxa fue muy importante para el poder ruso y actuaba como mediador entre las autoridades y la población. Los sacerdotes solían explicar y transmitir la política estatal a la gente corriente. Es más, en la dura época de la dominación mongola, la Iglesia proporcionó combatientes para participar en la decisiva batalla de Kulikovo del año 1380 —una de las más importantes que enfrentó a rusos y mongoles—. Con el establecimiento del Imperio ruso bajo la batuta de Pedro el Grande, la Iglesia fue subordinada al emperador y perdió gran parte de sus tierras.

Sin embargo, el golpe más duro para la Iglesia ortodoxa fue propinado en el siglo XX por los bolcheviques. La persecución religiosa se mantuvo durante casi toda la época soviética. Sin embargo, con la caída de la URSS, la Iglesia empezó a recuperar su poder y visibilidad social.” [1]

Tercer y último comentario

Sin pretender para nada meternos a las profundísimas aguas de la historia rusa, deseamos expresar lo siguiente:

Las creencias de los pueblos deben respetarse, está demás decirlo. Ello es más que un derecho. Lo que no debe admitirse ni respetarse es la manipulación de la fe, cualquiera que esta sea. Mucho menos cuando se pone en función de perpetuar la existencia de la opresión de clase y, por ende, de la monstruosa voracidad de los que desean ser, por siempre, dueños de toda la riqueza que alberga el planeta y modifica no otra que la hacendosa mano de los pueblos, no la de los empresarios. 

Éstos, por buenos que parezcan, o buenamente crean serlo, siempre en todo momento y circunstancia, amparados en contratos que establecen una cantidad dada de horas de trabajo, se apropian de una parte del valor generado por el trabajador durante la jornada de trabajo que, de ninguna forma, remuneran...

Hablamos del trabajo excedente que, se le busque, por donde se le busque, no se remunera, se lo queda el empresario. Justo a esta parte del león se quieren aferrar los empresarios rusos, apoyados por aquellos que, encubiertos bajo sus sotanas, llaman a los fieles no sólo a dar diezmos y limosnas, sino también a mostrarse obsecuentes ante el poder del capital, cuyo sostén no es un conjuro o mecanismo mágico, sino uno por entero terrenal que genera la multiplicación de los panes, no en el desierto bíblico, sino en los centros de trabajo, en los campos y ciudades de todo el planeta: la plusvalía.

Acusaciones de Putin contra Lenin

No creamos que Putin se queda al margen del discurso “conciliador”, sus ministros tampoco:

“El próximo año conmemoraremos un siglo de los sucesos revolucionarios de 1917 y en este contexto debemos tender a la reconciliación”, afirmó. “Reconciliación” será posiblemente la palabra más escuchada este año a la hora de recordar el aniversario. “Esta revolución, el intento del pueblo de construir una sociedad justa, cambió el mundo. El resultado fue un Estado con orientación social. Pero dividió a la sociedad y siguió dividiéndola”, expresó el ministro de Cultura, Vladímir Medinski, en mayo” de 2016.[2] 

¿Acaso ha habido un sistema social en que resalte la unidad social en abstracto? ¿La sociedad burguesa logra acaso semejante milagro?  

Putin y no otro, fue el que expresó que Lenin había puesto en peligro “la estabilidad del Estado por darle el mismo rango jurídico a todas las repúblicas soviéticas.” Y criticó también la represión que, a su criterio, “acompañó el nacimiento del estado soviético, así como la decisión de Lenin de mandar a ejecutar al último zar.”[3]

Considerando estas posiciones sacadas por completo fuera de su contexto histórico, el primero de noviembre, en otra nota, sostuvimos:

“Hoy en Rusia hablan del “gran terror” iniciado con Octubre, pero no perderemos tiempo refutando el asunto, solo preguntémonos: ¿Acaso el terror que hoy se desata por todos los puntos cardinales del planeta, sin que nada indique que pueda ponérsele freno a ese terror inigualable, no es incomparablemente mayor del que se desatara tras el triunfo de Octubre? ¿Le gustaría a Rusia que en algún momento, le increpen el “Gran Terror” contra el devoto “Estado Islámico”?[4]




[1] Sputnic. Putin por primera vez asistirá al Concilio pontificial ortodoxo. https://mundo.sputniknews.com/religion/201711281074302163-rusia-presidente-religion/
[2] BBC. Mundo. Las críticas de Putin a Lenin que molestaron al Partido Comunista de Rusia. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/01/160126_putin_partido_comunista_lenin_criticas_vladimir_imperdonable_mr
[3] Ángel Ferrero. El centenario de 1917 en Rusia: la difícil tarea de celebrar y condenar a un mismo tiempo. http://www.publico.es/internacional/centenario-1917-rusia-dificil-tarea.html

martes, 28 de noviembre de 2017

EXALTACIÓN DEL MUNDO ZARISTA. (UNA NOTA BREVE)

 DESDE CATALINA LA GRANDE A LA RUSIA ACTUAL

EXALTACIÓN DEL MUNDO ZARISTA.  (UNA NOTA BREVE)


La grandeza de una nación, más propiamente de un pueblo, no son palacios suntuosos como los que erigió y ostentaba el zarismo explotando sin misericordia a los pueblos de Rusia, cuyo territorio con razón fue llamado cárcel de pueblos.

Mas ahora existe una fuerte y creciente tendencia a resaltar el Imperio Zarista, pintándosele como época de magnífico desarrollo cultural, sin acusar que ello se hizo a costa de explotar sobremanera a la población de la Rusia de ese entonces y, por consiguiente, a someter sobre su territorio a los rusos y no rusos que constituyeron la mayoría aplastante de sus habitantes. Hablar ignorando esta realidad es engañar al mundo con palacios majestuosos y al máximo suntuosos, y pasar por alto que la cultura de ayer hoy y mañana es creación de pueblos no de élites.



A manera de ilustración, leamos la siguiente información sobre lo que fue en verdad la Rusia zarista:

“El Imperio del Zar distaba mucho de ser un Estado nacional, en el sentido de un Estado homogéneo. Era un Estado plurinacional en el que la nacionalidad rusa era la dominante y sometía a las demás nacionalidades a la más feroz opresión; un Estado centralista que practicaba la rusificación a ultranza y la explotación más brutal, asfixiando cualquier tipo de manifestación cultural o lingüística que no fuera la rusa. El ruso se imponía en la escuela, en el ejército y por supuesto en toda la administración, mientras que la Iglesia imponía la religión ortodoxa, ejerciendo de "policía espiritual".

“Según el censo de 1897, el último realizado bajo el Imperio Ruso, sobre una población de 129 millones de habitantes sólo 55,6 millones eran rusos, es decir, un 43% del total. Sin embargo la lengua rusa, la religión ortodoxa oficial y la administración zarista se imponía al resto de la población no rusa, el 57%, compuesta por decenas de nacionalidades y grupos étnicos: Ucrania, con 22,4 millones de habitantes; Rusia Blanca, con 5,9 millones; Polonia, con 7,9 millones; Finlandia, con 2,1 millones; Lituania con 1,6 millones; Letonia, con 1 millón; 5 millones de judíos; el Cáucaso albergaba una verdadera amalgama de pueblos llegando a 5 millones de habitantes; los pueblos turco-tártaros sumaban 13 millones; los de origen finlandés eran 4 millones; 100 mil moldavos; 1,8 millones de alemanes, etc.

“El zarismo a menudo recurría al exterminio de poblaciones enteras, especialmente en el Cáucaso. También, para afianzar su dominio, utilizaba habitualmente la política del "divide y vencerás", fomentando el odio entre diferentes nacionalidades, llegando a organizar directamente progroms (limpieza étnica) contra los judíos. La opresión nacional en la Rusia zarista fue más brutal que la existente en los países vecinos debido a las exigencias del enorme aparato estatal ruso y el atraso de la población, mayoritariamente compuesta de campesinos pobres, y analfabetos.” (1)

Ahora aparecen, pues, los que se encargan de exaltar al imperio zarista, en detrimento de la inmensa obra económica, política, ideológica y cultural, creada por el esfuerzo de todos los pueblos rusos y no rusos en los tiempos de la URSS que fundara Lenin. Una muestra palpable de esa pretensión tan deplorable es la que presentamos a continuación:

“Para construir la Rusia moderna, la emperatriz Catalina II –también conocida como Catalina la Grande– decidió convertir su capital, San Petersburgo, en el centro cultural más importante del mundo. Para ello enraizó el país en su base cultural ortodoxa, desarrolló el uso de la lengua francesa e invitó a su corte a los intelectuales y artistas europeos más sobresalientes de su tiempo, sin importarle que fuesen católicos, protestantes u ortodoxos, o incluso musulmanes.”

“Franceses y británicos rechazaron aquel sueño durante la guerra de Crimea, en 1853. También lo negaron los bolcheviques, quienes rechazaban la importancia de la ortodoxia en Rusia. En 1918, los bolcheviques le hicieron el juego a Mustafá Kemal Ataturk, por cuenta del traficante de armas Alexander Parvus, mecenas de Lenin.

“El sueño de Catalina La Grande ha tenido que esperar hasta el año 2017 para alcanzar un comienzo de realización. El presidente Putin recuperó Crimea y liberó Siria –no de los otomanos sino de los yihadistas entrenados, armados y dirigidos por Francia, el Reino Unido y Estados Unidos. Rusia se ha convertido en la potencia protectora de todas las poblaciones, independientemente de la religión que profesen, desde las riberas del Nilo hasta los montes Elburz””

“El despertar de la cultura ortodoxa tendrá importantes consecuencias en Europa. Históricamente, ese continente ha estado dividido en una zona oeste, católica y protestante, y el este ortodoxo. En el oeste de Europa, las poblaciones hablan con Dios y negocian con Él. En el este, el hombre se somete a Su Grandeza y se le adora.” (2)

A groso modo, tras lo que hoy se expresa se esconden ideas tales como que el zarismo es lo mejor que le ha pasado al pueblo ruso; y que la Revolución de Octubre y la existencia de la URSS no son fenómenos que puedan estimarse positivos para Rusia y sus pueblos. 



(2) Thierry Meyssan. De Catalina La Grande a Vladimir Putin. http://www.voltairenet.org/article198911.html

lunes, 27 de noviembre de 2017

La Competitividad Debe Inexcusablemente Combatirse

Podría parecer exagerado pero este es un retrato de la peor expresión de competitividad registrada en la historia humana


La Competitividad Debe Inexcusablemente Combatirse

Presentación

Fidel en su calidad de líder de la revolución latinoamericana, nos muestra cómo superar los embates enemigos: 

“Leer es una coraza contra todo tipo de manipulación. Moviliza las conciencias, nuestro principal instrumento de lucha frente al poder devastador de las armas modernas que posee el imperio; desarrolla la mente y fortalece la inteligencia [...]; estimula el sentido crítico y es un antídoto contra los instintos egoístas del ser humano.”

Y se refiere a la competitividad en estos términos, haciendo suyo un discurso de Evo Morales: 

“...cómo tener un instrumento como el ALBA, un instrumento de integración, de solidaridad, solidaridad sin condiciones, cómo compartir en vez de competir, cómo practicar políticas de complementariedad y no de competitividad. / “…dentro de esa competitividad solo pequeños grupos se beneficiarán y no las mayorías […]. / “Dentro de estas políticas de competitividad y no de complementariedad ni el capitalismo ya es una solución para el capitalismo, esa es la crisis financiera.”




La peor de las posturas


Pensamos que de cuantas posturas existen, la peor entre las peores es la de ser competitivos. Ella desune, provoca el enfrentamiento de unos contra otros; invita a la de guerra de todos contra todos. Su naturaleza dañina es consustancial a la del sistema que no por casualidad la lanza al ruedo por todos los puntos cardinales, contaminando, en absoluto, lo que sale a su paso - personas, colectivos, naciones enteras, el mundo en su conjunto. Hablamos del capital, desde luego.

Y no otro que ese sistema de “libre empresa” -con sus ideólogos y seguidores de toda laya- es el responsable de presentarla como la forma de ser por excelencia, desvalorizando de modo tajante el acercamiento fraterno entre los pueblos; negando la cooperación entre ellos. Así se blande ese espíritu de confrontación perenne, interminable y persistente.


La solidaridad


Por encima de la solidaridad entre las personas, pueblos y naciones, no debe colocarse nada. La competitividad, no debe asumirse bajo ningún pretexto, en tanto que elemento primordial del mundo capitalista, sus ideólogos, sus mercados y sus instituciones en general. ¿Por qué darle cabida en el campo de los que luchan por un mundo de justicia social? ¿No es por ventura, la prédica más efectiva del individualismo como valor supremo, lo que se esconde detrás de este concepto? 

Y no es aceptable, pensamos, que, en lo substancial, se le pueda atribuir a su definición algo distinto a lo que le imprimen el capital y sus agentes.

La competitividad empuja al que la adopta a recurrir a cuanto esté a su alcance para perpetrar sus ambiciones; con harta frecuencia -por más que trate de ocultarse- constriñe a despreciar por completo todo ápice de ética o moral; somete los procesos económicos y sociales de una nación a la voluntad de los mercados transnacionales; sustituye comportamientos basados en derechos individuales, en detrimento de los colectivos; trata de reducir el rol del Estado, sindicatos, escuelas, universidades, ciudades, etcétera, a garantizar un entorno favorable a las empresas corporativas; fomenta el culto al “mejor” desde una perspectiva estrictamente comercial; pone a competir a la clase obrera de unos países con la de otros, tanto por condiciones de trabajo, como salariales; igual hace con los individuos y las instituciones. 

De esta suerte, cada empresa, ciudad, región, país y el mundo en su totalidad, se colocan en un plano que lleva a que los más competitivos -aunque en mayoría absoluta resulten fraudulentos- se vuelvan gananciosos o, al menos, supervivientes de la monstruosa vorágine capitalista.

Para concluir estas líneas, rechazamos decidida y firmemente la ideología reaccionaria que dibujaba con cinismo Federico Nietzsche, con un sentido competitivo a más no poder. Para él “Los demás son simplemente la humanidad. Se debe ser superior a la humanidad por la fuerza, por el temple, por el desprecio...”. (El Anticristo).

domingo, 26 de noviembre de 2017

MANZANA GRATIFICANTE

MANZANA GRATIFICANTE

No se ha nacido, ni se está por nacer y, con antelación de siglos, se grita al mundo, a cada individuo, día tras día, año tras año, década tras década, siglo tras siglo, milenio tras milenio: “Culpable” de “Pecado Original”: bautízate, confírmate y sirve al cielo, a los encumbrados, en pasta.

Esta bazofia debe irse o, debemos irla al carajo, o a la mierda, según se prefiera. No es más que un detestable invento de oligarcas, de sionistas globales, de los que, desde siempre, sueñan con ser dueños absolutos del planeta.

Sobre la faz de la tierra, ellos son lo inhumano, la basura, el estiércol y lo maldito. Qué se vayan, junto con los Nietzsche y cuanto empavonado y arrogante se burle, como ellos, de las multitudes, a las que deben su fortuna, confort y francachelas.

No hay dioses ni semidioses en el orbe que justifiquen semejante proceder. Qué se vayan al quinto infierno y, de paso, toda su dantesca jauría. Acá aprendamos la lección: a eso que los encumbrados han llamado pecado, debemos, duda no debe caber, nuestro ser multiplicado.

jueves, 23 de noviembre de 2017

¿EL MACHISMO UN MAL GENERADO EXCLUSIVAMENTE POR EL HOMBRE COMO TOTALIDAD?

¿EL MACHISMO UN MAL GENERADO EXCLUSIVAMENTE POR EL HOMBRE COMO TOTALIDAD?
Revista Libre Pensamiento



Los problemas sociales son harto complejos, pero no inexplicables. El machismo es uno de ellos. Se trata de un fenómeno de carácter social que, sin discusión, afecta severamente a la mujer trabajadora, del campo, la ciudad, la fábrica, el barrio y la casa humilde. Sin embargo, no puede estimarse un producto a secas masculino, porque en su reproducción constante participa la llamada educación formal e informal, los medios de difusión, las iglesias, las universidades, el estado y, no faltaba más, el dominio opresor interno y externo, que representa a hombres y mujeres que conculcan el trabajo ajeno, de hombres y mujeres, generadores de la plusvalía de la que deriva el Capital. 


Por la persistente aparición de la tesis que endosa al hombre total la responsabilidad del machismo, nos vemos obligados a plantear lo que pensamos al respecto. 

Comenzaremos examinando una frase de Françoise Heritier, quien fuera una “socialista moderada”, equivalente, si en verdad se estimaba tal, a que no lo era del todo. En una frase suya trasluce un odio exacerbado contra el hombre en general, a juzgar por la forma en que se refiere al mismo. Reza así: “La humanidad es la especie más estúpida: es la única donde los machos matan a sus hembras”. Cualquiera diría que todo hombre maltrata o mata a su esposa, lo cual no es más que un malsano desatino, un despropósito. De entrada algo chocante.

No extraña que al final de su vida Heritier, se aproximara a su maestro Lévi-Strauss, como dice el artículo que citamos, “en el pesimismo acerca del cambio de estructuras socioculturales que se le antojaban inmutables […] No creía que en un plazo cercano se pudiera llegar a la deseada igualdad entre hombres y mujeres.”[1] No concebía, por lo visto, la necesidad de la igualdad socio-económica entre los seres humanos en su conjunto, sobre la base no del mero cambio de relaciones jerárquicas entre los géneros, como al parecer ella lo deseaba, sino del cambio radical de las relaciones de propiedad, que acusan en manos de quién se encuentra la propiedad sobre los medios de producción y de vida.

Posiciones de este tipo también vienen de hombres, como el que, en un artículo, sostiene lo que sigue: “si los hombres y el machismo somos el problema, nosotros tenemos que ser parte de la solución”. Y expresa su deseo de que “la sociedad sea igualitaria, que cada persona sea libre para ser como es, sin que tenga que estar cumpliendo esos roles que el patriarcado nos marca”.[2] Como si la mera igualdad de oportunidades, significara la solución de todo mal social. 

Si planteos semejantes sirven de guía para explayar el conflicto real entre los géneros como guerra sin cuartel entre hombres y mujeres en abstracto, estimándolo parte inseparable del conflicto entre las clases, nos vemos así ante un complicación mayúscula para vislumbrar lo que encierra este último concepto. En concreto digamos:

1. Si el conflicto de género es parte del conflicto de clases, significa, atiéndase bien, que se está no ante una parte cualquiera, sino ante una parte que involucra, necesariamente, la sumatoria de todos los hombres proletarios, y de todos los hombres burgueses y similares, sin excepciones. 

2. Si la cantidad se vuelve calidad, las clases prácticamente desaparecen y, en tal sentido, está demás hablar de lucha de clases. Se enfrentan, hombres y mujeres, sin brizna que conduzca las cosas al final del túnel. 

3. Si la culpa del machismo es exclusivamente de los hombres todos, sin diferencias de clases entre sí, los “malos” resultan ser siempre los hombres como suma total. Luego la mujer no participa como portadora del machismo. Queda libre de este nuevo pecado original atribuible, en este caso, sólo al hombre.

4. Si así son las cosas, el machismo es el problema fundamental de nuestra época. No el capitalismo, sistema en que se enfrentan, por sobre todas las cosas, clases sociales en las que se involucran hombres y mujeres de un lado, contra hombres y mujeres de otro lado, hecho que va mucho más allá de los géneros. Porque la causa real del conflicto entre clases, su base material, no son los géneros enfrentados, sino la existencia de la propiedad privada, fundamento real de la explotación del hombre por el hombre.

5. En resumen, el asunto pareciera reducirse a algo simple: culpar al hombre de todo lo malo que ocurre en la sociedad humana; lograr que acepte su condición perversa y que rectifique su conducta. Este enfoque e intención, en ningún sentido, resulta educativo. 

De esta forma, el hombre explotado queda igualado al hombre burgués, al terrateniente, al esclavista y al feudal. Los hombres no hacen nada bueno, las mujeres sí. Hacer que el hombre indiferenciado se sienta humillado, pisoteado, tal pareciera ser el afán de endilgarle al hombre abstracto su pretendida condición de portador único del machismo. Es lo único visible al remarcarse, a cada instante, ese supuesto o premisa en su contra. Pero así, las fronteras entre clases quedan reducidas a la nada:

a. Las mujeres perversas desaparecen del mapa y sólo quedan los hombres perversos en un sólo paquete que los iguala. Bashar Al-Assar, Heinrich Himmler, Osama Bin Laden, Stalin, Ceausescu, Sadam Hussein, Benito Mussolini, Adolfo Hitler, Lenin, Mao, Marx y Engels, igualados por el género, se enfrentan a sus esposas e hijas respectivas, desborde que no conduce a puerto alguno. 

b. De otra parte, Margaret Thatcher, Irma Grese (una nacista), Reina María I de Inglaterra, Marozia, Lucrecia Borgia e Isabel La Católica, se hermanarían con Nadhezda Krupskaya (esposa de Lenin), Jenny von Westphalen (esposa de Marx), Blanca Aráuz Pineda (esposa de Sandino), y se verían forzosamente enfrentadas a sus esposos respectivos. 

Sin ánimo de cerrar la discusión, conozcamos dos puntos de vista contrarios al feminismo burgués:

Alexandra Kollontai

 “El mundo de las mujeres se divide, como el mundo de los hombres, en dos bandos: los intereses y las aspiraciones de una parte la acercan hacia la clase burguesa, mientras que la otra está en estrecha relación con el proletariado y su propuesta libertadora incluye una solución completa de la cuestión de la mujer. Así pues, aunque ambas partes persigan en general la “liberación de la mujer”, sus objetivos e intereses son distintos. Cada uno de las partes, inconscientemente, establece sus propuestas iniciales a partir de los intereses y aspiraciones de su propia clase, lo que dota de un color específico de clase a los objetivos y tareas que establecen para sí mismas”.[3]

Naomi Wolf

“Sin duda, está en alza, desgraciadamente, un modelo de mujer muy reaccionario. Lo sabemos y lo padecemos, y pude encontrarlo incluso bajo la etiqueta de “feminismo” en ambientes científicos, cuando todavía podía asistir a Congresos internacionales de mujeres economistas: algunas feministas (las menos, por suerte, y casi todas ellas procedentes de los USA) se declaraban partidarias de modelos neoliberales de los que presentaban versiones poco alteradas para dar cierta visibilidad a las mujeres, con desigual rigor. Sé que en Europa, en general, no se entiende que se pueda llamar feministas a estas mujeres que defienden esos modelos reaccionarios, pero algún día tendremos que empezar a abordar también el papel que juegan en España –y no sólo como personas, sino como mujeres– las Esperanzas Aguirre, las Cospedales y las Santamaría, por remitirme a unas pocas que se dedican a la política”. [4]

Por todo lo arriba expuesto, como expresáramos en un brevísimo escrito, detestamos que “la lucha contra el machismo sea utilizada como ring de boxeo contra los hombres en su conjunto…”[5]
____________
[1] Pablo Francescutti. La antropóloga que demostró que la violencia machista no tiene nada de natural. http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-antropologa-que-demostro-que-la-violencia-machista-no-tiene-nada-de-natural
[2] José Antonio Ojeda. “Si los hombres y el machismo somos el problema, tenemos que ser parte de la solución”. http://www.eldiario.es/canariasahora/sociedad/hombres-machismo-problema-parte-solucion_0_561344868.html
[3] Citada por Sharon Smith en Marxismo, feminismo y liberación de la mujer. http://www.sinpermiso.info/textos/marxismo-feminismo-y-liberacin-de-la-mujer
[4] Alasbarricadas.org El feminismo reaccionario. http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=10&t=57619
[5] Detesto... https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2017/04/detesto.html 

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total