Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 23 de febrero de 2018

¿A qué se le llama educación? Segunda entrega


¿A qué se le llama educación? Segunda entrega 
Revista Libre Pensamiento 

Ser educado significa tomar partido por los oprimidos, marginados e intervenidos por fuerzas foráneas 

Introducción 

Abordamos anteriormente cómo se comprende usualmente la educación, concluyendo que se reduce al conocimiento, sobre todo, instrumental. Concluimos que incluso aquellas definiciones que parecen ser más avanzadas no van más allá de lo que el sistema opresor impone y quedan atrapadas, al fin y a la postre, en la defensa, consciente o no, de las relaciones de explotación.  

La información que difunden las universidades denota, una y otra vez, que más allá de las lindas declaraciones acostumbradas en sus espacios, no prevalece sino la preservación del orden social existente, con algunos avances más de forma que de fondo. De ahí que se insista en reducir la educación a aspectos más bien reñidos con ella o que resultan de menos importancia que la conferida al asunto. Veamos un ejemplo: “… los profesores de las universidades top no sólo hicieron una licenciatura, también pasaron por una maestría, un doctorado, varios años de postdoctorado y, hasta ese momento, tuvieron el currículum apropiado para ser profesores de universidad.[1]

¿Qué implica ser un profesor con currículum adecuado?

Cabe preguntarse: ¿A qué se llama profesor eficiente? ¿Simple y exclusivamente a los que poseen, amén de una licenciatura, una maestría, un doctorado y se encaminan a un postdoctorado? ¿Es eso lo que lo hace en verdad ser poseedor de un currículum apropiado? ¿Quién sino el gran capital transnacional es el que impone estas concepciones de corte retrógrado? 

En un congreso de las universidades públicas de Nicaragua, un asistente preguntó que cuándo se elevaría el nivel académico de los profesores, entendiendo por tal la multiplicación del número de doctores en el país. Desde el mismo público, le respondieron que un licenciado o un ingeniero, sin ningún otro atributo académico, fogueados por años en su labor, muchas veces resultan mejores docentes que aquéllos que sacan pecho con un doctorado o más, pero carecen del ejercicio directo de la docencia en el aula de clase. Porque no son propiamente los años de estudios los que hacen de un docente una persona sobresaliente en su oficio, sino la experiencia poseída. 

En esa visión tan estrecha que acusamos influye, por supuesto, el plano extranjerizante que se cuela en las universidades “tercermundistas”, creyendo que imitando lo que hacen los países más “desarrollados”, se puede alcanzar mejores niveles de progreso. Examinemos al respecto el siguiente planteo: “Dice el presidente Obama que, para 2020, Estados Unidos tendrá, una vez más, el porcentaje más alto de graduados universitarios en el mundo. Establece esta ambiciosa meta nacional, entendiendo que su país debe invertir sabiamente en la economía del conocimiento y en una ciudadanía educada para mejorar los índices de competitividad y prosperidad social.” 

Repárese que acá se está hablando desde parámetros que no ligan con una auténtica educación, sino con una mentalidad transnacional, sobre todo en lo atinente a formar en la competitividad y, formalmente, en beneficio de la sociedad. Por lo demás, no se demuestra interés sobre la calidad ético-moral de las personas que se gradúan; su forma de relacionarse con la sociedad en su conjunto. 

Sigue así: “En contraste […] parece ser que la titulación universitaria no preocupa a los costarricenses, a pesar de que solo el 9.3% de la población ostenta un grado universitario y solo el 13% de esa población […] egresa de áreas estratégicas para el desarrollo nacional, como son las disciplinas científicas, tecnológicas e ingenieriles; los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico […], en cambio, reflejan una tasa promedio del 27.42%. La tasa de participación en educación superior de Costa Rica es la mitad de la tasa promedio de los países más desarrollados y nos conformamos con asumir […] sin cuestionar, que no alcanzan los fondos públicos para financiar los estudios de tanta gente.”[2]

De nuevo resalta que lo importante acá es la titulación universitaria en sí misma y el cumplimiento de los dictados de calidad que impone la OCDE, un organismo enfocado en proyectar los afanes de los países más “adelantados” del planeta en términos de formación universitaria y técnica. Bajo este enfoque, no importan nada los que aspiran a estudiar una carrera. Lo que se oculta con esta visión economicista es que los empresarios conforman la fuerza que está tras las restricciones al ingreso a la academia. Se evidencia, igualmente que, en esa lógica, se estiman áreas estratégicas sólo las que poseen naturaleza instrumental. 

En lo atinente a la falta de empleo, no faltan aquellos planteos que limitan la cuestión a dilemas perversos: a saber que el problema para emplearse, tras culminar los estudios universitarios, se debe a la falta de experiencia y a la no correspondencia de sus competencias con lo que demanda, no la sociedad, sino el mercado, controlado de nuevo por los empresarios.[3] No es fortuito que el empresario (local o global) se presente ahora como el héroe de nuestros tiempos; no como opresor.

¿Qué tipo de vínculos internos y externos poseen las universidades?

Conviene siempre observar el desenvolvimiento que traza la academia en lo atinente a sus vínculos internos y externos porque ello habla por sí mismo. Regularmente, lo que abunda a la hora de buscar información al respecto de su quehacer son cifras diversas que se brindan sin mayor reflexión en cuanto a lo que hay detrás de ellas. En efecto, las mismas muestran que “excepto Uruguay, Argentina, Cuba, Venezuela, que tienen tasas de cobertura altas, el resto de los países de la región […] tienen retos muy grandes por resolver. Países como Paraguay, México, Colombia, todo Centroamérica y gran parte del Caribe hispanoparlante, tienen tasas de cobertura que dejan a decenas de miles de jóvenes, en edad de asistir a la Universidad, sin esa posibilidad.”[4]

No se reflexiona, entonces, en torno a lo que hay tras las frías cifras expuestas. Por decir algo: ¿Por qué los países del llamado primer mundo tienen mayores tasas de coberturas con respecto a los “países en desarrollo”? ¿Por qué Cuba tiene un porcentaje que supera con creces al de la región? Están ausentes además el nivel de preocupación que a la academia le merecen las condiciones en que viven sus estudiantes, profesores, personal administrativo y de servicio; el nivel de compromisos que, en verdad, asume ante las crudas realidades que envuelven a la mayor parte de las naciones de la región latinoamericana y caribeña y, por supuesto, el cuestionamiento de fondo de esa realidad. 

Y Cuba sigue llevándole la delantera al resto de Latinoamérica y El Caribe: “ocupa el lugar 28 entre los países que han logrado o están a punto de lograr la educación para todos en su conjunto (0,95-1,00). Los primeros 5 puestos son ocupados por Reino Unido, Japón, Noruega, Suiza y Finlandia, mientras que España se ubica en el 15. Se trata además del 1º país latinoamericano en figurar entre los de mayor IDE [Infraestructura de Datos Espaciales], seguido por Uruguay en el puesto 40. Su gasto público concerniente a la formación, motivo de preocupación en la mayor parte de los países, de la región, […] ha aumentado […] pasando “del 6,9% en 1999 al 13% en 2012.”[5]

Está bien que se diga todo eso, pero se silencia que si Cuba ha alcanzado tanto en el plano de la formación universitaria ello se debe a su condición de país socialista. Otros países lo logran pero a costa de despojar de riqueza a la mayoría de naciones del mundo. 

En Chile nos dice una fuente, el 100 % de los graduados cada año tiene empleo asegurado, añadiendo que es así porque en él la formación universitaria es privada.[6] Habría que verlo. Lo que omite semejante planteo es que en Cuba todas las universidades son públicas y la calidad de las mismas supera a las de Chile. Gracias a la revolución en la isla todo ciudadano que cumpla los requisitos de ingreso a la academia tiene su acceso garantizado a la misma. En el resto de la región, como evidencian las noticias procedentes de distintas partes de la misma, los universitarios luchan por disfrutar de aquello que la isla garantiza. 

Según datos de 2013, la matrícula total preliminar superaba los 205 mil estudiantes; la del curso diurno era de 142 mil (70%). Se concentraba “en ciencias médicas (52%), ciencias técnicas (18%), ciencias pedagógicas (10%), ciencias sociales y humanísticas (6,5%) y ciencias económicas (4,4%).”[7] Nada que ver con el predominio de lo instrumental. 

Conozcamos esta deformidad que está a la vista, toda vez que se plantea algo por completo inaceptable para el mundo académico, supuesto centro de educación: sin tapujos se aplica un concepto netamente mercantil a la universidad, y se señala que su lema es “satisfacer las necesidades y expectativas del cliente […]. Si lo que pide no tiene sentido para la empresa, se tendrá que dialogar con el cliente para convencerle de lo contrario con argumentos válidos. […] Ahora quien manda es el que compra no el que produce.”[8]

Dejaremos acá la segunda entrega de este escrito. Mientras tanto, estaremos abocados a la preparación de su tercera entrega.



[1] Enrique Pazos. Por qué nuestra educación superior se queda atrás. https://nomada.gt/por-que-nuestra-educacion-superior-se-queda-atras/
[4] Roberto Escalante Semerena. Matriculados, egresados y titulados de las universidades: el panorama latinoamericano. http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/roberto-escalante-semerena/matriculados-egresados-y-titulados-de-las-universidades-el-panorama-latinoamericano
[5] UNESCO: Cuba es el único país que ha logrado cumplir los objetivos para 2015http://noticias.universia.es/educacion/noticia/2015/04/09/1122936/unesco-cuba-unico-pais-logrado-cumplir-objetivos-2015.html
[6] Mario Mamani Morales. LOS TITULOS UNIVERSITARIOS. A ojos vista. http://www.erbol.com.bo/opinion/ojos_vista/los_titulos_universitarios
[7] Educación Superior cubana: Formar profesionales competentes comprometidos con la Revolución. http://www.cubadebate.cu/especiales/2013/09/10/284243/#.WnyU86iWaM8
[8] ARMANDO RUGARCIA. LA CALIDAD TOTAL EN LA UNIVERSIDAD.  http://resu.anuies.mx/archives/revistas/Revista89_S1A4ES.pdf

¿A qué se le llama educación? (Primera entrega)

¿A qué se le llama educación? (Primera entrega)
Revista Libre Pensamiento

Ser educado es ser una persona con auténticos valores humanistas, no burgueses

La educación se comprende como estar dotado de una carrera técnica o profesional; poseer conocimientos -más instrumentales o aplicables que científicos- y habilidades y competencias variadas. A tal al grado llega esta percepción que, por ejemplo, se presenta al video como herramienta para reinventarla. Se le confunde, pues, con todo aquello que pueda utilizarse para instruir. 

En esto no hay nada inocente, dado que se trata de un asunto por completo inducido. No debe asombrar que Michelle Obama y Bill Gates, se mencionen entre los personajes interesados en promoverla.[1] También se le entiende como información que, por su exceso y su desfasamiento veloz, debe saberse buscar, clasificar e interpretar.[2]

Anclándose en este mismo tipo de percepciones, se habla maravillas del “teléfono inteligente”; o se sobredimensiona el potencial de la llamada “educación virtual” vinculada a las endiosadas TIC. Gracias en gran medida a la aplicación de ésta “el capital ha rotó la distancia que separaba el tiempo de trabajo y el tiempo libre, o el tiempo de la vida”, lo que le permite aumentar de modo muy significativo sus ganancias. Y esta apropiación del tiempo ocurre por doquier, en los supermercados y centros comerciales donde se imponen jornadas diarias de 15 o más horas de trabajo; mientras se come dado que se obliga a consumir alimentos en el menor tiempo posible; con las siestas dado que se estima propio de perezosos el practicarla; el descanso nocturno; la memoria y el pasado, afectados por el uso de internet y el celular. [3]

Una fuente que refiere las peculiaridades de los países con mejor educación plantea: “Para decirlo diplomáticamente, la expectativa de muchos de los países más exitosos es que la gente haga lo que se les dice. / Una cultura conformista y centrada, un sentido de propósito colectivo o incluso un Estado de un sólo partido de los tradicionales suelen ser elementos que dan mejores resultados” agregándose que “los finlandeses consiguen un alto rendimiento con un fuerte sentido de independencia liberal.”[4]

El sesgo conductista de lo expuesto es muy visible. Pero tampoco el caso de Finlandia dice mayor cosa que la de hacer apología al capital que en este país nórdico reina. Mas llama poderosamente la atención que se ignoren los avances formidables de la educación en Cuba, lo que sólo es explicable a partir del sistema socialista que existe en ella, por eso no extraña que la isla caribeña le imprima a la misma un alto sentido de cambio social y que el número de profesores por aula sea uno por cada 12 estudiantes.[5]

No está demás expresar que las pruebas Pisa destinadas a decidir los parámetros de una buena educación, se deciden por la OCDE, organismo económico que las lanza al ruedo y las utiliza en función de enrumbar la educación en una dirección determinada, valga decir, favorable a las transnacionales.[6]

Quizá de modo benévolo, se sostiene que una educación de calidad “debe generar conocimientos científicos, técnicos y tecnológicos en niveles de excelencia, así como el logro de aprendizajes emocionales, sociales, éticos y morales, también significativos.” A ello se le agrega que para ser integral, debe atender el derecho a la prosperidad, la paz y la felicidad y que no debe estimársele simple transmisión de conocimientos, memorización de contenidos enciclopédicos, porque entonces se le convierte en instrucción. Pero los planteos hechos no se corresponden con la realidad de opresión y sometimiento que reina en el mundo, porque se reducen, en el mejor de los casos, a buenos deseos concebidos como alcanzables con lo que llaman una educación de calidad y con una conciencia solidaria que permita trabajar en paz y armonía.[7] 

¿Trabajar en paz y armonía ahí donde existen clases sociales antagónicas, cuando conscientemente se permite al opresor que lo siga siendo y se espera que el oprimido acepte su suerte como algo natural?

Del mismo tipo es esta otra concepción toda vez que acaricia la idea de una liberación individual y no colectiva de los seres humanos y al plantear no el fin de la reproducción de las relaciones opresoras de producción, sino su permanencia: 

“La educación es la única forma que hay de liberar a los hombres del destino, es la antifatalidad por excelencia, lo que se opone a que el hijo del pobre tenga que ser siempre pobre; a que el hijo del ignorante tenga que ser siempre ignorante; la educación es la lucha contra la fatalidad. Educar es educar contra el destino, que no hace más que repetir las miserias, las esclavitudes, las tiranías, etc. Además hay que educar para la ética, hay que saber que educar es ya, en sí, una labor ética, emancipadora" (Fernando Savater, 1999).[8] Como puede observarse, el sistema opresor queda por completo en la sombra y sólo importa, de palabra, la liberación individual.



[3]. “con la universalización del capitalismo lo que hoy se está viviendo es la plena “subsunción de la vida al capital”, que implica que se han mercantilizado y sometido a la férula del tiempo abstracto todos los aspectos de la vida. En concordancia con este presupuesto, el capital ha rotó la distancia que separaba el tiempo de trabajo y el tiempo libre, o el tiempo de la vida. Eso se ha logrado con la utilización de múltiples estrategias, entre las que sobresalen la flexibilización laboral, que no es otra cosa sino el alargamiento de la jornada de trabajo y el regreso a formas de explotación donde impera la plusvalía absoluta, la deslocalización de empresas a otros países y continentes, en los que se puede someter a vastos contingentes de trabajadores a ritmos infernales y prolongados de explotación diaria (jornadas de 15 o más horas de trabajo) y, sobre todo, el empleo de la tecnología electrónica y digital. Este aspecto es tan crucial, que amerita ser tratado con algún detalle.” Renán Vega Cantor. La expropiación del tiempo en el capitalismo actual http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-51/la-expropiacion-del-tiempo-en-el-capitalismo-actual
[4] Sean Coughlan. BBC.  9 peculiaridades de los países con la mejor educación en el mundo. http://www.bbc.com/mundo/noticias-38213226
[5] Clive Kronenberg. ¿Por qué la educación en Cuba es una historia de éxitos? Y lo que puede enseñar al mundo. http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/11/08/por-que-la-educacion-en-cuba-es-una-historia-de-exitos-y-lo-que-puede-ensenar-al-mundo/#.WnOaKaiWaM8
[6] La crítica a dicho sistema de evaluación comienza con lo que las pruebas Pisa advierten sobre su uso: “si un país puntúa más que otro no se puede inferir que sus escuelas sean más efectivas, pues el aprendizaje comienza antes de la escuela y tiene lugar en una diversidad de contextos institucionales y extraescolares”. Cada vez más expertos estiman que PISA, amén de un fracaso, es también un fraude, toda vez que no sirve para “ayudar a la mejora de las escuelas y los sistemas educativos.” Enrique Diez Gutiérrez. Desmontando PISA (3): Críticas a PISA. http://www.aikaeducacion.com/opinion/desmontando-pisa-3-criticas-pisa/

PENSAMIENTO IRRENUNCIABLE DEL QUE DEBE HABLARSE SIEMPRE

PENSAMIENTO IRRENUNCIABLE DEL QUE DEBE HABLARSE SIEMPRE

Sandino no es ícono del liberalismo ni de ninguna reacción

Mostrándonos una faceta contraria a la que elementos de derecha han vertido de su persona, alejándolo de las concepciones revolucionarias para volverlo un ícono del liberalismo y de toda reacción, Sandino explica:

“Con Farabundo [Martí] conversé muchas veces sobre cuestiones políticas y sociales. Insistía en transformar mi lucha en una lucha por el socialismo. Estaba de acuerdo con todas sus ideas y admiraba su talento, su sinceridad, pero le explicaba que por el momento, no era eso lo que cabía y que mi lucha debía seguir siendo nacionalista y antiimperialista. Le explicaba que lo primero era defender al pueblo nicaragüense de la garra imperialista, liberarlo de ella echando de nuestro suelo a esos perros y a las compañías yanquis, y que el siguiente paso era organizar a los obreros. Su entusiasmo y buena fe me dejaron una viva impresión y mucho lamenté su muerte.”


Carlos Fonseca Amador, resalta estas palabras del héroe referidas a Farabundo Martí: “Nos separamos colmados de tristeza y en la mayor armonía, como dos hermanos que se quieren pero no pueden comprenderse”.

Si lo anterior no bastara, veamos lo que Sandino expresa en carta a Humberto Barahona, el 27 de mayo de 1933:

“… no he renunciado a los derechos de ciudadano y mi programa está en pie y no liquidado como usted piensa […] / por otra parte, mientras Ud. huye llamarse comunista, yo lo declaro al Universo entero, con toda la fuerza de mi ser, que soy comunista racionalista.” 


En la misma línea de lo arriba apuntado, como destaca Carlos Fonseca Amador, en las filas de Sandino “se entona el himno proletario “La Internacional””.

jueves, 15 de febrero de 2018

DOS PRETEXTOS PARA CONQUISTAR TERRITORIOS

DOS PRETEXTOS PARA CONQUISTAR TERRITORIOS

Revista Libre Pensamiento


15 de febrero de 1898, el hundimiento deliberado del acorazado Maine, sirvió para que EEUU tomándolo de pretexto, iniciara una guerra contra España dirigida a arrebatarle a ésta Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. 


15 de Febrero de 2011, bajo el pretexto de supuestas manifestaciones masivas contra Gadafi, Barak Obama, desató el fuego en su contra. 

Empero, el gran “timonel” de la guerra contra Libia, reconoció que dicha guerra “sólo aportó sufrimiento y pobreza y que finalmente ha resultado un fracaso”. Y los mismos medios occidentales que la aplaudieron a más no poder, hoy estiman que corolario de esa contienda persistente, esta nación norafricana se vio transformada en un estado fallido. 

Sin embargo, fue esa guerra genocida y de rapiña lo que le permitió a Obama reelegirse para un segundo mandato que concluiría a fines de 2016. Y queriendo sacudirse de semejante responsabilidad, 8 meses antes de culminarlo, pretendió descargar tan nefasto hecho sobre europeos, como el entonces primer ministro británico David Cameron y el ex presidente francés Nicolas Sarkozy. 

Mas ocultó que la coalición contra libia y, particularmente contra Gadafi, la encabezó la OTAN, reuniendo a 15 países coordinados por Africom, encargado del comando de operaciones de EEUU en África. Estados Unidos “aportó” de entre 350 aviones y 60 navíos de guerra utilizadas en esa acción, 97 aviones, 2 drones Global Hawk, 30 helicópteros AH-1 Cobra y UH-60; 3 submarinos nucleares lanzadores de misiles de crucero; 2 destructores lanzadores de misiles de crucero y 3 naves anfibias de asalto. 

Así las cosas, EEUU, Reino Unido y Francia son los mayores responsables del interminable incendió contra el mundo árabe.[1]

Y el gran responsable de la aparición y desarrollo de las bandas terroristas que hoy se multiplican y asolan dentro y fuera de Oriente, son precisamente los gobiernos occidentales, por más que sostengan que luchan contra el terrorismo. 


Occidente, “gracias” a su acción criminal, ha provocado que los “daños económicos al país considerado en su momento por la ONU el más rico y próspero de África no será tarea difícil, sino más bien incrementarán las heridas en el seno de una sociedad enmarcada en este nuevo divide et impera neocolonial.”[2]

Al-Humaidi, quien perdiera a toda su familia en esa guerra y fundara la Asociación de Víctimas de la OTAN y Guerra de Libia, sostiene que los "aviones de la OTAN atacaban precisamente por la noche cuando los vecinos estaban en casa"; su blanco "eran objetivos civiles", incluyendo infraestructuras "como escuelas, hospitales, gasolineras" y asegura que las fuerzas de Occidente "sabían que allí no había armas de ningún tipo". El pueblo libio, continúa, "resistió ocho meses" sólo, lo cual se traduce en victoria histórica si se toma en cuenta "el incomparable potencial de la OTAN"; luchó "por el honor de la patria en una contienda desigual".[3]

Dos hechos a recordar 

1. Cuando Obama llamó por teléfono a Gadafi para que depusiera las armas, el líder libio dignamente, le dijo "Cobarde" y le expresó que su alianza con Al Qaeda era un fracaso y una traición a los estadunidenses. Dijo además que él y los suyos morirían como patriotas.[4]

2. Cuando la Clinton, tras una entrevista concedida, sin saber que la cámara de televisión permanecía aún encendida, mostró su euforia soltando una carcajada con la que se quiso burlar del valiente mandatario, con ello se mostró ante el mundo como genocida. “Fuimos, vimos, murió”, anoto, haciendo con ello alusión a su estadía de una semana en Trípoli, donde se reunió con la dirigencia del Consejo Nacional de Transición de Libia (CNT).[5]
________________
[1] Valentin Vasilescu. Satisfecho Obama de su acción en Libia. http://www.voltairenet.org/article190811.html
[2] Pablo Yofré Leal. Una nueva excusa para invadir (Parte III)”. https://www.hispantv.com/noticias/opinion/214948/libia-intervencion-militar-otan-eeuu-gadafi
[3] "El pueblo libio peleó por el honor de la patria en una contienda desigual". http Filtración china: Obama llamó a Gaddafi antes de iniciarse bombardeos sobre Libia. http://www.tercerainformacion.es/antigua/spip.php?article29993s://actualidad.rt.com/actualidad/261778-pueblo-libia-guerra-honor-patria
[4] Filtración china: Obama llamó a Gaddafi antes de iniciarse bombardeos sobre Libia. http://www.tercerainformacion.es/antigua/spip.php?article29993

martes, 30 de enero de 2018

La marca de la bestia imperial es indeleble



La marca de la bestia imperial es indeleble 
Revista Libre Pensamiento 

Al sistema global que tiene su sede principal en EEUU, se le debe despersonalizar. Vamos al grano, cada presidente llega a la Casa Blanca no para hacer propiamente lo suyo, sino lo que mandata el establishment que lo coloca en esa investidura. Los roces entre los grupos de poder que hoy se observan son sólo expresiones de severas contradicciones entre ellos, mas tampoco así se contradice el actuar del sistema en su conjunto.

Se trata de un fenómeno que ese establishment no puede administrar dada la aparición de contradicciones cada vez más profundas suscitadas en su propio seno. Y ello se repite a escala planetaria en cada potencia capitalista. 

Obama y los Clinton, por hacer una referencia previa a la coyuntura actual, no constituyeron administraciones con intereses distintos a los del sistema establecido, por eso, no fueron del todo inocentes. Por el contrario, perpetraron genocidio e invasión de naciones con mucha profusión y saña desmedida. El grupo que encabeza Trump no ha superado el récord criminal de quienes le antecedieron, no porque se excluya que lo haga, sino porque no ha podido desplegar, en toda su magnitud, el potencial protervo que el sistema encierra en sí mismo dada su indudable naturaleza inhumana.

Personalizar al capitalismo, como si dependiera de lo que a cada representante suyo se le ocurra, es perder de perspectiva su carácter estructural dentro y fuera de EEUU, lo cual significa la permanencia en el tiempo de sus prácticas agresivas, dictadas básicamente por su insaciable sed de lucro y poder. De esta suerte, al sistema se le debe apreciar siempre dentro de su horma opresora, violenta, expansiva y destructiva. Desde Washington a Trump la marca de la bestia es indeleble. 

Además, esa postura crea falsas expectativas respecto a las supuestas bondades de un personaje “bonachón” como Bernie Sanders, cuyo discurso engañoso pretende ocultar su plena identificación con el capitalismo, sin advertirse que su discurso “socialista” se aleja por completo de Cuba y Venezuela y se aviene al engañoso modelo nórdico que sirve para atraer a los incautos, cuando en verdad es la cara más sonriente del Capital.[1]

Pero veamos, someramente, quiénes propiamente han estado detrás del poder oculto. El 17 de enero de 1961, Eisenhower advirtió que en los consejos de gobierno se debía de “tener cuidado con la adquisición de una influencia ilegítima […] por parte del complejo militaro-industrial”, porque existía el peligro “de un desastroso desarrollo de un poder usurpado”, y ese peligro para las libertades y para los procesos democráticos persistiría, llamando, con todo, a que semejante riesgo se atajara siempre. 

Sin embargo, como señala Thierry Meyssan: “La lógica del «aparato securitario de Estado» ahogó poco a poco la de las instituciones que ese mismo aparato debía proteger. El complejo militaro-industrial utilizó su poder para modificar las instituciones civiles según su propia conveniencia, en vez de ponerse al servicio de estas. En definitiva, el lobby de la guerra falseó el proceso electoral y logró decidir, en cada elección presidencial, quién sería el ocupante de la Casa Blanca.” 

Bajo estas circunstancias, prosigue Meyssan, “la alternancia entre demócratas y republicanos no proporciona a los ciudadanos estadounidenses un medio de cambiar la política, sino que constituye para el «aparato securitario de Estado» la posibilidad de mantener la misma política más allá de la impopularidad del presidente ya “desgastado”[2]

En definitiva, en EEUU “el poder real está en manos del Pentágono”, y es la industria guerrerista la que decide, la política que despliega uno u otro gobierno.[3]-[4]

El panorama acusado juega también en el plano internacional puesto que el mismo Club Bilderberg que aparenta concentrar en sus manos todo el poder global, no es más que una creación de la OTAN.[5] Y ya se sabe que la voz cantante en ésta la tiene EEUU, a cuyos mandos militares se han subordinado los mandos militares de Europa. Prueba de ello es que “Washington hizo que sus países amigos decidieran entre la lealtad a él y el cumplimiento del derecho internacional, en particular durante la guerra de Irak y los bombardeos de Libia. En caso de que alguien se atreviera a negarse a participar en las aventuras del Pentágono, caería en desgracia.” Así se explica la indiferencia estadunidense hacia sus aliados, al desplegar elementos de su propio sistema de defensa antiaérea, por ejemplo, en Polonia, República Checa y Hungría. Y pese a que Europa no parece dispuesta a continuar bajo las faldas del Pentágono, lo cierto es que aún se encuentra atado a su férula.[6] En verdad, las únicas fuerzas a las que EEUU teme son las de Rusia y China, de ahí su insistencia en aislarlas al máximo.[7]


[1] Candidato socialista en EE.UU.: “Cuando hablo de socialismo no evoco a Venezuela sino a Noruega” https://maduradas.com/candidato-socialista-en-ee-uu-cuando-hablo-de-socialismo-no-evoco-a-venezuela-sino-a-noruega/
[2] Thierry Meyssan. La continuidad del poder en Estados Unidos, detrás de la Casa Blanca. http://www.voltairenet.org/article155706.html
[3] Ernesto J. Navarro. ¿A quién quiere complacer Trump con la amenaza militar contra Venezuela? https://actualidad.rt.com/actualidad/247057-quiere-complacer-trump-amenaza-militar
[4] Ernesto J. Navarro. "La política exterior de Trump fue neutralizada por el Pentágono, el poder real de EE.UU." https://actualidad.rt.com/actualidad/235365-estados-unidos-poder-esta-pentagono.
[5] Thierry Meyssan. Lo que usted no sabe sobre el Grupo de Bilderberg. http://www.voltairenet.org/article169438.html
[6] Sputnic. Europa alza su voz contra el liderazgo del Pentágono. https://mundo.sputniknews.com/prensa/201711151074000526-otan-eeuu-europa-defensa-independencia/

viernes, 26 de enero de 2018

La hipocresía no merece respeto alguno


La hipocresía no merece respeto alguno 
Revista Libre Pensamiento

No debe haber respeto hacia quienes son cómplices de dictadores sanguinarios y entreguistas en cualquier rincón del planeta 

A los que traicionan a sus colegas colocándoles en manos de verdugos 

A los que dicen, a propósito, tonterías mayúsculas desvinculadas de la realidad, su investidura y su preparación intelectual para explicar tragedias naturales como las que ha vivido México; o para explicar guerras como las de Ucrania y Medio Oriente con el mismo tipo de argumentos vacíos 

A los que recurren a simuladas repuestas para explicar las causas de las guerras en África, considerándolas de condición intestina y no corolario de las acciones de aquellas fuerzas transnacionales que llegan a ella para apropiarse de sus riquezas, atizando el fuego interno o provocándolo con el fin de facilitar su cometido

A los que acusan a los “zurdos” de ser instigadores de problemas e insisten en defender a los que, lejos de educar a la niñez, la mancillan tildando de calumniadores a los que se atreven a poner el dedo sobre la llaga 

A los que desoyen por completo a quienes, secularmente, vienen defendiendo sus tierras, su cultura y sus vidas

A los que brindan su venia a quienes con el empuje del Norte, han causado tantas muertes, creado falsos positivos y provocado, con más fuerza que nadie, la desestabilización de todo el continente 

A los que se asombran de la pobreza de “hoy”, como si hablaran de algo nuevo y no de algo entronizado desde hace muchos siglos en África, Asia y América Latina, no así en los países que, a su costa, se han enriquecido, “ahora” metidos en grandes embrollos internos 

A los que hacen tabla rasa de los seres humanos para endilgarles, a todos por igual, las causas cardinales de flagelos como el hambre, el desempleo, la miseria, las guerras, buscando la raíz de los males en el corrompido corazón humano, expresado “en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes”

A los que colocan al comunismo y al socialismo en el mismo plano que al fascismo llamándolos por igual “regímenes totalitarios al servicio de la matanza de millones de personas”, al tiempo que, con premeditación, alevosía y ventaja silencian toda mención del capitalismo, el mayor causante de las tragedias humanas.


lunes, 22 de enero de 2018

Al Capone y la actual mafia transnacional


Al Capone y la actual mafia transnacional

Revista Libre pensamiento

Presentación

El capitalismo “bueno”, capaz de hacer así sea algo verdadero por aquellos cuya fuerza de trabajo explota sin ápice de compasión, no promete sino peores tormentos que los de siempre. No hay en él, ni puede haber, vocación para servir a la humanidad. 

Si se lee o escucha los titulares de las noticias en internet, televisión, radio, periódicos impresos; se analizan los escritos de los defensores del sistema y se palpa la realidad de las mayorías, se concluye que lo único que el capital ha multiplicado es lo protervo; expresado en guerras sin principio ni fin, transmutadas en fin en sí; mentiras que se trastocan en posmentira y posverdad; narcotráfico que absorbe a cada vez más territorios; trata de blancas y, sobre todo, megamonopolios que quieren apropiarse de todo lo que les genere más y más riqueza y poder. 

Insistir en la destrucción del capitalismo no conlleva inmediatismo, pero sí determinación y convicción para actuar en consonancia. En cambio, la propuesta de domarlo “mediante políticas estatales bien elaboradas” y otras expectativas, encierra una salida aparente.[1] Para combatir el sistema se proponen metas desde estrictamente reformistas y socialdemócratas, hasta las de quienes saben que dentro de sus marcos no es posible ningún cambio de calidad en favor de los pueblos. 

Las mismas empresas capitalistas se plantean profundizar su aportación social en función de sobrevivir, esgrimiendo ese embuste llamado Responsabilidad Empresarial Corporativa. Y hasta la pregunta sobre si es posible un capitalismo responsable encierra de por sí la afirmación que no lo es.[2]



Al Capone vería con envidia a la imperante mafia empresarial de hoy

Al Capone y los integrantes de la mafia siciliana de antaño, seguro, verían con envidia y admiración a las grandes corporaciones financieras y semejantes por hacer incomparablemente mucho más de lo que ellos hicieron, sin que los persigan del todo porque de ellas es el poder global. 

Joan Queralt, periodista y escritor acusa que las “mafias han ido perdiendo su etiqueta criminal, limitando al máximo sus expresiones de violencia y los episodios de sangre”.[3] Pero esta afirmación, quizá sin que su autor lo pretenda, oculta mucho más de que lo que muestra. 

Entre otras cosas, Capone eliminaba a sus competidores y recaudaba más de 100 millones de dólares al año, lo que provenía de negocios diversos como el contrabando de licor y la prostitución. Y aunque las corporaciones quizá no eliminen a sus competidores como él lo hacía, cometen crímenes mucho peores: bombardean naciones, las destruyen, provocan genocidios y se quedan con sus riquezas; organizan abundantes acciones de falsa bandera; crean pandemias; artificializan la naturaleza; patentan la vida; destruyen el medio ambiente; son dueñas del FMI, el Banco Mundial, el BID, la OEA; diseñan los curriculum universitarios; tienen bajo su manga casi a todos los organismos de la ONU y a muchos pastores de ovejas de los más diversos credos; han convertido gran parte de la cultura creada por las naciones en bazofia, etc., etc. 


Los paraísos fiscales, escondrijos de mafiosos estimados ejemplares

Disimulando su adhesión a las mafias, el FMI y el Banco Mundial señalan que los numerosos paraísos fiscales son “escondrijos de una cuarta parte de la riqueza privada mundial”. Y la británica “Red de Justicia Tributaria” mantiene “que el producto de la evasión escondido en tales “santuarios” supera los 250 billones de dólares.” 

Las dos entidades mundiales señaladas agregan que, en conjunto, en los paraísos existentes por el planeta, se registran “más de tres millones de sociedades, a través de las cuales grandes empresas, multinacionales, bancos y personas ocultan su contabilidad, sus balances, no pagan impuestos en los lugares de origen de los capitales que van a parar a ese circuito marginal. Además, blanquean dinero negro procedente del narcotráfico, en gran medida, y de la trata de blancas, del mercado ilegal de armas, de la corrupción en las administraciones gubernamentales.” 

John Kay, fundador de la escuela de negocios de Oxford, asegura que esos paraísos “existen porque las grandes potencias lo permiten, y si quisieran, estas podrían ponerle presión eficaz en cualquier momento.” La misma fuente cita que “… el lazo entre las plazas off shore, la evasión, el lavado de dinero y, más tarde, la financiación del terrorismo, encubre o disimula la compleja lógica del capitalismo transnacional y, en particular, su núcleo operativo: la maximización de los beneficios financieros […].” [4]

Existe más de un tipo de mafiosos, los de hoy no visten con rifle y pistola a mano y pueden, perfectamente, ser banqueros, empresarios, políticos profesionales, granjeros, etc., etc. Por lo demás, les “encantan las películas sobre la Mafia, el cine que habla de ellos.” No pocos de ellos, se dedican al narcotráfico sólo que disimulado con pequeñas negocios que gestionan residuos, falsifican marcas de lujo, venden drogas, practican la extorsión y se cubren bajo la mampara de los contratos gubernamentales.[5]

La industria farmacéutica y otras pestilencias 

La mafia farmacéutica es de las menos inocentes del mundo, si es que cabe hablar de alguna pizca de inocencia entre las transnacionales. Su mercado movía en 2007 unos 200.000 millones de dólares al año, lo que supera las ganancias que proporcionan la venta de armas o los negocios de las telecomunicaciones. Lo cierto es que por cada dólar invertido en la fabricación de un medicamento, el mercado obtiene mil. 

Esta industria posee uno de los mercados más monopolizados del mundo: apenas 25 corporaciones acaparan el 50 % de las ventas, entre ellas Bayer, Novartis, Merck, Pfizer, Roche y Glaxo, las cuales suman miles de millones de dólares de ganancias al año, a lo que se debe añadir que los grandes grupos farmacéuticos son, al mismo tiempo, potencias de las industrias química, biotecnológica y agroquímica. Estas empresas hacen gala de una total impunidad, y se desentienden de la salud, su presunto cometido. 

Como otras transnacionales, aplastan sin piedad a sus competidores menores y la emprenden contra los gobiernos que tratan de enfrentarlas. Sin embargo, lo más nefasto de estos negocios, amén de mantener precios inalcanzables para las poblaciones empobrecidas, consiste en ofrecer “productos que en muchísimos casos terminan envenenando a los eventuales pacientes.”[6]

En EEUU anualmente mueren unas 100.000 personas a causa de los efectos adversos de los medicamentos, lo que se vincula con la inadecuada información que brindan las farmacéuticas sobre éstos, así como con su engañosa promoción.[7]

“La Camorra* –escribe Pascual Serrano-, el crimen organizado, no es una excrecencia aberrante del neoliberalismo y la globalización, es su epicentro, su núcleo duro, su principio más puro de funcionamiento. Gomorra** no es simplemente un libro sobre el crimen, es un libro que muestra cómo el capitalismo es el crimen. Se ha escrito mucho para explicar el funcionamiento criminal del capitalismo, pero Saviano*** logra explicar el funcionamiento puramente capitalista del crimen.”[8]

Los megacapitales carecen de patria, “responden sólo a la lógica del dinero fácil y rápido, se mueven en un espacio de extraterritorialidad ajeno a leyes nacionales, a superintendencias bancarias, a convenios internacionales.” Se manejan en un espacio no controlado, el de los paraísos fiscales, sin que nada los diferencie del negocio de las armas o de las drogas ilegales y, en medida considerable, imponen el rumbo del mundo.[9]

Leonardo Sciascia, un profesor, escritor y periodista siciliano, escribió: “La mafia no es más que capitalismo de lo ilegal, mientras que el capitalismo es la mafia de lo legal”, lo cual hoy parece una regla casi universal en lo que concierne a la gestión de las grandes corporaciones sean financieras, lácteas, constructoras y eléctricas, mismas que imponen los precios con el fin de suprimir la libertad de negociación de proveedores y clientes.[10]

Deutsche Bank, muestra de la podredumbre bancaria 

Deutsche Bank es una muestra palmaria de lo mafiosa que es una institución crediticia. Su historial en la última década podría conformar parte de los anales del crimen organizado: contribuyó a generar la crisis inmobiliaria de 2008-2009 vía la promoción de hipotecas “basura” en EE.UU; manipuló tasas de interés LIBOR y EURIBOR que le permitieron ganancias ilícitas por cientos de millones de euros; transfirió beneficios a oasis financieros a fin de evadir impuestos; vendió papeles valores de pronósticos falsos a municipalidades de cuatro ciudades alemanas y una italiana, lo que ocasionó su ruina. Su pasado lo señala por financiar campos de exterminio como Auschwitz. 

Hoy financia a AngloGold Ashanti, mina responsable de violaciones de derechos humanos en el Congo, así como a varias empresas petrolíferas a las que se responsabiliza de las atrocidades de Darfur en Sudán. Lo paradójico de Alemania consiste en que la delincuencia común tiene en ella una tendencia a la baja, mientras el crimen corporativo va avanzando.[11]

¿Acaso ya no hay esperanzas para erradicar el infierno?

El dominio mafioso en el orbe es tal que da lugar a un planteo por completo pesimista de su evolución concibiendo que “el crimen organizado está destinado a convertirse poco a poco en la forma criminal estable y dominante del tercer milenio en todos los países del mundo.”[12]

No obstante, las últimas palabras de Fidel de noviembre de 2016, basadas en su indiscutible capacidad intelectual y en su portentoso liderazgo, expresando su convicción en el resurgimiento del socialismo, constituyen un soplo de optimismo respaldado por una revolución triunfante a la que ni las tempestades más fuertes del imperio en su contra han doblegado; las mismas rezan: 

“Se puede afirmar que no deberán transcurrir otros 70 años para que ocurra otro acontecimiento como la Revolución Rusa, para que la humanidad tenga otro ejemplo de una grandiosa Revolución Social que significó un enorme paso en la lucha contra el colonialismo y su inseparable compañero, el imperialismo.”[13]

Desde luego, la esperanza que él expresa debe refrendarse fortaleciendo y multiplicando sin desmayo la lucha radical contra el sistema capitalista.
_________________
* Organización criminal mafiosa de la región de Campania, Italia. 
** Gomorra novela de Roberto Saviano, inspirada en hechos reales.
*** Roberto Saviano, periodista, escritor y ensayista italiano.
[1] Erik Olin Wright. Cómo ser un anticapitalista hoy. http://vientosur.info/spip.php?article10888
[2] María Fernández. ¿Es posible un capitalismo responsable? https://elpais.com/economia/2015/06/05/actualidad/1433503670_485248.html
[4] Vicente R. Ceballos. Contra los paraísos fiscales, con el método de Al Capone. https://www.attac.es/2009/10/10/contra-los-paraisos-fiscales-con-el-metodo-de-al-capone/
[5] Cosas sobre la Mafia que no habías leído hasta ahora. https://www.vice.com/es/article/xd9wxa/cosa-sobre-la-mafia-498
[7] Ralph Nader. Capitalismo mafioso fuera de control. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=192443
[8] Pascual Serrano. La mafia nos explica el capitalismo. http://www.elsalmon.co/2017/05/la-mafia-nos-explica-el-capitalismo.html
[9] Marcelo Colussi. El capitalismo “mafioso”. https://www.plazapublica.com.gt/content/el-capitalismo-mafioso
[12] Roberto Scarpinato. Las nuevas caras del capitalismo mafioso. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=126697
[13] El último discurso de Fidel: “El pueblo cubano vencerá”. http://noticias.perfil.com/2016/11/26/el-ultimo-discurso-de-fidel-el-pueblo-cubano-vencera/

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total